Es por ello que, lejos de la tristeza, la Cuaresma también nos invita a encontrar la verdadera alegría, la que, como la Vida, no muere.

Del Miércoles de Ceniza al Domingo de Pascua, nuestro equipo le ofrece 8 oraciones con ilustraciones relacionadas con el Evangelio del día. Nuestros marcadores y pósteres, acompañados por una guía pastoral, le proponen cada año, un nuevo camino para animar el tiempo de Cuaresma y preparar la Pascua.

ATREVERSE A AVENTURARSE

La palabra «Cuaresma» no tiene una buena imagen. Nos remite a la tristeza, a la melancolía, a las privaciones, al placer que se aparta por un tiempo. Como si uno tuviese que castigarse, una vez al año, por amar demasiado la vida y la felicidad, como si la fe nos exigiera vivir –aunque sólo por unas semanas– en el modo del sacrificio y de la renuncia austera.

El término «Cuaresma» remite a un vocablo latín que significa «cuarenta». Y esta cifra, en la Biblia, evoca simbólicamente un tiempo de prueba, un tiempo de éxodo y de desplazamiento: el diluvio duró 40 días, Moisés se retiró en el monte 40 días y 40 noches, el éxodo del pueblo de Israel duró 40 años, Jesús ayuna en el desierto durante 40 días… Cuarenta, es el tiempo que se necesita para que el corazón del hombre se deje moldear por el Espíritu, para que se transforme en corazón de hijo de Dios.

Entrar en Cuaresma es prepararse a avanzar contra la corriente, a caminar hacia la Fuente de la vida. El murmuro de la fuente es infinitamente discreto, se necesita un oído completamente abierto para escuchar su canto. Dios nos llama, en lo secreto de nuestro corazón, «para vivir una gran aventura, y no en un confort estéril», tal como escribe Fabrice Hadjadj en su meditación del 1er domingo. Toda aventura conlleva momentos de adversidad, pero no se trata de mortificaciones impuestas, igualmente estériles. Se trata más bien de arrojar luz, de desempolvar nuestra vida eliminando todo lo que estorba y adultera. De salir de la confortable rutina de la vida cotidiana para atreverse a emprender caminos cuyo destino desconocemos. De andar teniendo fe en una promesa inaudita: la de convertirse, después de Jesús, en portadores y portadoras de agua viva para nuestros hermanos y nuestras hermanas humanos.

Es por ello que, lejos de la tristeza, la Cuaresma también nos invita a encontrar la verdadera alegría, la que, como la Vida, no muere.



Contacte con nosotros

Para todos los pedidos e información sobre nuestros productos, póngase en contacto con nuestro agente en España:

FNP Edition España

Amanda Munaiz Rodríguez
Calle Andrés Mellado nº85, esc dcha 4º B.
Madrid 28003

TEL : +34 512 703 018 (lunes y miércoles 10:00-13:00)
FAX : +34 512 703 017

Póngase en contacto con nuestra línea directa

Formas de pago

Paypal
Transferencia bancaria

Formas de entrega

PayPal

Choose your country of delivery